Todo lo que no me mata
me hace más fuerte,
pronunciaste la sentencia
clavando en mis ojos
el puñal de los tuyos
mientras le fiabas al futuro
una gélida venganza.
Hubiera sentido algo parecido
al miedo de no haber visto
una paloma blanca
posada en el alféizar
de tu corazón.