Posts Tagged ‘corazón’

La rotonda

Cuando te toco no veo tus manos, están a la altura de algún otro corazón haciendo una rotonda. Total, ¿para qué? si al final hay un semáforo y siempre está rojo.

La inclemencia

Nadie puede plegarse a mis deseos cuerdamente, pues atado está mi corazón a la inclemencia. Yo lo alimento, ahora ya de tarde en tarde, tan sólo base de narcóticos; pero a ese veneno agridulce no quiere renunciar el muy canalla, que cada vez pide más… Y, cuando no duerme la mona de alguna noche Interminable, […]

Celos

Odiar sin motivo ni razón a quien amamos tanto segundos antes y volveremos a amar, perdidamente, instantes después. Hurgar en lo más recóndito de una duda hasta hacer sangrar las uñas del alma a sabiendas de que los secretos del corazón son conocidos, tan sólo, por aquellos que también los guardan y, sin embargo, anhelar […]

Corazón negro

Como un sonámbulo yo recorro la ciudad no tengo ni pasado ni futuro el bar de enfrente es mi dirección postal mi propio funeral al que yo acudo. Diez semanas que me has dejado ya dónde habré dejado la razón? Sé que quién la encuentre no me la devolverá porque tengo negro el corazón. La […]

La flor del cáñamo

Llevo tu humo tatuado en los pulmones y en la memoria la yesca de tu voz con tus papeles jamás escribí cartas pero hay distancias que salva el corazón. En una mano la flor de tus colillas amarillea el índice traidor y entre los labios la hoja del tabaco qué bien me sabe si añades […]

Dieta mediterránea

Eres la mallorca y la menorca de mi vida, la razón de ser, mis malabares. Yo el cateto y tú la hipotenusa del amor. Mi dieta mediterránea, mi olivo aceitunero, mi tomatal. Mi contigo si y sin ti no, porque no quiero. Mi bancal de la fruta del deseo sin sucursales. Mi propulsor de ritmos […]

Sal de compras

Ahora que tu cuerpo ya no es mi leitmotiv Que tu alma se despereza en un alba extraña Y tus excusas tan sólo se atreven a descalzarse Intentando no hacer mucho ruido Pues dentro aún duerme algún moribundo Ahora que el almanaque de tu corazón Va tachando mis días de fiesta Que las suspicacias del […]

El solitario

Por un trozo de tierra el mar que no daría y aquella, recalentada, por un bostezo del sol. El viento por una arboleda interminable que desnudar y esa ingente alfombra nómada de hojas por componer algún fresco sedentario, monumento otoñal a la muy leal melancolía. El corazón de los hombres, sin embargo, se conforma con […]

Venganza

Todo lo que no me mata me hace más fuerte, pronunciaste la sentencia clavando en mis ojos el puñal de los tuyos mientras le fiabas al futuro una gélida venganza. Hubiera sentido algo parecido al miedo de no haber visto una paloma blanca posada en el alféizar de tu corazón.