Pensar que había repasado
La alacena de mis deseos
Plato a plato, taza a taza…
Uno a uno concienzudamente
Buscando realzar su antiguo valor
Y lo único que brillaba
En toda ella
con luz propia
Como una estrella en un cielo
embarrado
Era el cristal bohemio
De tu alambicado
cuerpo