A veces el peso de la paja
supera a la tara del sujeto
y deja para agua de borrajas
la fuerza que tuvo su esqueleto
enroca su torre en el tablero
de la vida y da de comer
a su caballo las rosas
echando las espinas
al coleto.