Archive for febrero, 2014

¡Dios te bendiga!

Tú eres la materia de la que están hechos mis sueños El pijama de este invierno que ha llegado adelantado La multitud que irrumpe en mi soledad con la anestesia tan dulce de una risa inesperada La prueba irrefutable de que el dolor existe, pero sólo lo hace posible tu ausencia La amnesia de todo […]

Memoria selectiva

Hace tiempo, demasiado que el olvido trabaja muy duro en tu nombre Como un huerto que regar cada mañana, dispone el orden cardinal de mis rutinas. Primero pienso en ti casualmente, seguro que como a tantos otros, primero me asaltan las orillas, de tus muslos inundados y ese delta profanado de limos tan pegajosos; luego […]

Caza mayor

Ya no entendemos de los reyes magos que uno de ellos sea de un blanco abetunado cuando la globalización, esa diáspora mundial, permitiría caracterizar naturalmente sin pintura al personaje. De los otros ni menciono que por amor de padre, todo un rey, convierta a un país entero en paga infantas, sin comerlo ni beberlo, en […]

El anuncio

Ya ni siquiera existe un lugar en los confines del mundo, donde un hombre pueda llegar para estar solo. Después de esa larga y sinuosa travesía corres el riesgo, al acabar, de encontrarte a una compañía telefónica rodando impunemente algún anuncio.

La yesca

Qué habría de temer del fuego propagado por tus labios, de las mentiras que agostaron el rencor hasta la yesca y que me aluden no sé por qué yo he de defenderme ¿Acaso los burdeles pretenden a los castos que no acuden? No entiendo las razones que tuviste, mas no esperes ofenderme aunque lo quieras […]

Trinidad

Cuando encuentro un ritmo no lo suelto Puede ser la ubre seca de una vaca sagrada o una cascada incesante de aguas núbiles Entre exótico y bucólico voy siempre dando bandazos en un tránsito insidioso El caso es que me imponga una cadencia para pasar los días peregrino Algo que requiera la atención de dos […]

La amistad

Entiendo la amistad sin alharacas, silenciosa durante las noches en que la apnea invita a una incesante reflexión, pero cercana. Como ese vaso de agua que me llevo a la mesita al final de la jornada y nunca bebo. Para saciar mi sed, me basta con saber que está a mi lado aunque me quede, […]