Archive for febrero, 2013

La eternidad

No sé por qué pierdo el tiempo, por qué inflamo una soflama que carece de argumento. Por qué peinando las canas de lo que se llevó el viento, aún me guardo en la irreal recámara de la memoria alguna bala perdida de lo que tuve y fue cierto. Por qué en este valle de lágrimas […]

El marrón

Los trigos en el trigal acunan la mies del tiempo, su paleta de colores no tiene blanco ni negro. Verde crece esa esperanza, aferrada a las entrañas de un sol que en constante movimiento administra su calor. Nace del alma dormida del sueño de un loco avariento al que la necesidad obliga a contar cada […]

Adrenalina

Consulto el diccionario de tus ojos para saber que significa tanta ausencia, tanto estar sin quedarte detenida y obsequiarme con silencios por respuesta. Consulto, como un monje tibetano, el oráculo de tantas horas muertas y averiguo que hace tiempo, demasiado, que tú tienes otra vida y me es ajena. Reviso tu catálogo de ósculos que […]

Los parias

En la acera de las hojas muertas siempre hay seres desnortados, parias que en este mundo jamás hallaron respuesta al porqué del latifundio ni al privado de la fiesta. Nunca fueron preguntados, si apostaron en la ruleta rusa del mercado el premio les fue negado y su honor tan mancillado que errantes burlan la afrenta, […]

Patas arriba

Los extremos sempiternos ya no ven lejano el día en que al tocar el averno con la yema de los dedos, sus señorías, esas manos con seis dedos se quemen en compañía y tal grito llegue al cielo… No ves lo que te decía de las patentes de corso, del morro que compartías fingiendo que […]

La bella y las bestias

Hubo una vez dos hombres que porfiaron en apuesta muy feroz por una hembra. El más viejo aventuraba que el objeto del deseo sería suyo por su falta de interés y lo magro de su hacienda. El más joven, sin embargo, fiaba su fortuna a la rotundidad de sus músculos y al porte prominente de […]

Cáncer

Dices «puedo con ello» y ya no puedes. Piensas que la vida te debe aún la última juerga, pero están ya los miembros desmembrados y el cuerpo no resiste ni una fiesta.

La sangría

En esta tarde fría hay un invierno que late en cada hoja tiñendo de un rojo infinito el cauce salvaje de los ríos, es la sangría del tiempo que saca el cuchillo, a la menor provocación, y nos reta a un duelo que nunca vamos a ganar. Si nos batimos, cortará de un tajo nuestras […]

Ruido de sables

En la hojarasca inmunda de estos tiempos cómo templar las gaitas de la vida? Haciendo acopio moral de lo extinguido… Guardar las formas haciendo donde fueres lo que vieres y no ofender a quien te acoge sin reservas. El respeto a las cosas bien hechas por los otros sin restar ponderaciones que merezcan. La contemplación […]