Archive for febrero, 2011

Dudas razonables

Pensar como un loco es una ofensa al sentido común que, últimamente, no dejo de cometer. Me meto en camisas de once varas por evitar la de fuerza que el mundo me quiere poner y me asaltan dudas razonables de que la humanidad no sea más que una jaula inmensa de grillos desafinados cantando un […]

Nada para una boca

Por qué las pequeñas tragedias me buscan siempre desesperadamente y me encuentran chapoteando en el fango de la ignominia aunque estuviera de incógnito en ese paraíso fiscal para solitarios que supone cualquier multitud? Por qué me esfuerzo tanto en contar de los ojos de las caras de todos aquellos que me importan, una a una, […]

Elogio de la ceguera

Voy de cabeza a la noche como un ciego al que empujaran al bajar las escaleras y siento, como él, el mismo pánico a darme de bruces con el suelo. Tampoco acierto a conocer a quien me empuja y eso consigue hermanarme con el ciego. Cierro la puerta de mi casa con idéntica aprensión y […]

Mercado de abastos

Y qué decir de esos cuerpos cercenados, sin cerebro, en continuo ramadán de alguna idea, al margen de las grises que disfraza el foto shop, expuestas en las vallas de su abasto? Ellas, aspirantes a princesa de banlieu, con pavor al sobrepeso. Obsesionadas con la cintura de avispa, las tetas de una novicia o la […]

Golpes bajos

Otra noche que repite hasta el hartazgo liturgias del lobo solitario…una copa tras otra y otra más, tumbando las urgencias del instinto con golpes cada vez más bajos. Ruindades que aglomeran tantas calles desiertas, por otra parte, de cualquier urbanidad. Artefactos del dolor atrincherados detrás de cada barra ahora, además, por mor de otra ley […]

A Carlos Edmundo D’Ory in memorian

Con la sonoridad exquisita de ese nombre qué iba a ser más que poeta? Nacido con la pluma incorporada, como un estigma en la boca del cerebro, incapaz de ningún vuelo rasante, agregado felizmente al globo aerostático de la utopía. Desfribilador audaz de la metáfora que anida en el abismo entre dos bocas adosadas por […]

Corazón negro

Como un sonámbulo yo recorro la ciudad no tengo ni pasado ni futuro el bar de enfrente es mi dirección postal mi propio funeral al que yo acudo. Diez semanas que me has dejado ya dónde habré dejado la razón? Sé que quién la encuentre no me la devolverá porque tengo negro el corazón. La […]

La última cena

En la última cena de esta vida espero que no me falte un judas que citar al funesto ágape, alguien que me empuje del calvario de este mundo envuelto en el sudario del reproche a resolver esa duda que consume a los fantoches. Existirá la otra vida donde me espere el derroche? Y el común […]