Archive for noviembre, 2010

La fiebre

Siento ulular millares de insectos rabiosos en esta bóveda demencial que es mi cabeza a la caza y captura de mi calma mientras una calima inmisericorde embota hasta el más fútil de los pensamientos, la cama es un charco cenagoso donde apenas consiguen chapotear mis atribulados huesos mas el ejército de la fiebre es implacable […]

Lucro cesante

La gente va a su bola conduciendo, en la calle y por la vida en general. A una inmensa minoría les traen sin cuidado los daños colaterales de su ego… los espejos retrovisores, las desgracias ajenas o el efecto terapéutico de un oportuno perdón. Los buenos modales, para esa pléyade de cenutrios, deben ser algo […]

Dieta mediterránea

Eres la mallorca y la menorca de mi vida, la razón de ser, mis malabares. Yo el cateto y tú la hipotenusa del amor. Mi dieta mediterránea, mi olivo aceitunero, mi tomatal. Mi contigo si y sin ti no, porque no quiero. Mi bancal de la fruta del deseo sin sucursales. Mi propulsor de ritmos […]

La ganga

En los falaces prostíbulos del alma, y menos mal, aún quedan anestesistas del ridículo… te hacen sentir que su oferta es, realmente, tentadora y si te vas que has perdido alguna ganga.

Inevitable

Hubo una habitación donde engañamos al truhán del tiempo algunas veces… Las volutas exhaladas de la pira de dos cuerpos, por lo visto incandescentes, se alejaban raudas del tálamo, cual palomas grises, en un vuelo de ida y vuelta hacia la nada para acabar perlando de deseo nuevamente cada poro de esa piel recalentada. Yo […]

El currículo

El currículo es, tal vez, muy poca cosa para aquellos que recurren a lo humano. No está escrita la cadena de favores a la que uno se suma de incógnito, ni tampoco la excepción que a cualquier regla al menos yo me impongo. Sin embargo, cuando me hablan de cifras altamente sospechosas suelo hacer oídos […]

El palomo cojo

Hubo una vez un palomo cojo que porfiando en su vuelo descastado pretendía ayuntarse con la paloma más bella aquella, de grácil aleteo, con su penacho de fiesta remisa ante las migas del amor ufana ella mofándose del inválido romeo de sus ingenuas querencias… Nuestro ingrávido héroe mientras tanto se hizo fuerte en un alféizar […]

Misantropía

Detesto a toda esa gente que asevera, sin reparos, obtener algún tipo de satisfacción del contacto con la gente, en general. Yo debí frecuentar, muy a mi pesar, perfiles muy opuestos a ese encanto puesto que, a menudo, siento náuseas por el inevitable cameo al que necesidades perentorias por defecto me condenan con interlocutores , […]