Archive for febrero, 2010

Trabajo

Espero sólo del día la pregunta incontestable de su noche, lo que el galápago del miedo esconde en su coraza para soltarlo unas horas como a un perro, buscando el rastro de si mismo meando en cada árbol del trayecto para marcar iluso un territorio al que nadie quiere entrar. Un animal doméstico y patético […]

Paradojas

Por qué lo que es malo para el cuerpo es bueno para el alma y viceversa? Por qué uno y uno suman dos sólo en el mejor de los casos? Por qué la policía no detiene de una vez y sin fianza a todos los causantes del terror con mayúsculas, a la sazón, propietarios de […]

Ni más ni menos

Por qué a una fugaz evasión le sigue, inevitablemente, una patética derrota? Por qué por un soplo de aire fresco cogido al vuelo de otros labios, un simple sorbo de agua pura, tan sólo la que sobra en otros cuerpos, un helado de seno lechoso coronado por la afilada fresa de un pezón salvaje, hemos […]

Paciencia

Son terribles los sonidos de la noche para aquel que está solo y no puede dormir de puro cansancio de estar vivo… El imperceptible aleteo de una mosca agente comercial de tanta mierda. La aguja de un reloj acompasado que parece sumarle aún más tiempo a este tiempo bochornoso de horas pegajosas que se demoran […]

La llamada de la selva

En este clima laboral de las bobadas, de infantes talludos en parque infantil a la intemperie, entre terribles tormentas de ideas, cuando los necios se enfrascan en procesos de mejora contínua, qué ironía! y la juventud se malgasta contemplando un clon, creo que ya es hora de escuchar la antigua voz, la irresistible llamada de […]

El rey del universo

Nuestra solitaria razón nos hizo monstruos que ven la belleza al otro lado, como uva de vino que al ser mosto piensa en todo lo que se ha desperdiciado. Solidarios frente a la bajeza, cobardía falsedad, tanto etcétera del pan de cada día… como ascetas comemos el salvado y cómo restañamos las heridas? con besos […]

El fijo discontinuo

No es que fuera mujer de un solo hombre, pero a veces tenía un fijo discontinuo. Le esperaba a la salida del trabajo en un cambio de rol premeditado fumando los minutos de la espera con miradas de soslayo a cada lado, buscando lo contrario a la sorpresa. Si lo veía venir taciturno ampliaba su […]

En cueros

Nada es comparable a la belleza robada de una mujer en cueros cuando ella, la muy traviesa no sabe, -o quizá sí lo sabe, vaya si lo sabe- que la observan unos ojos concienzudos aplicados febrilmente en su epidermis, cuando se engrasa levemente el par de labios con la punta sublime de su lengua y […]

Mal de altura

Admito, que no estaba en mis cabales, que debí sufrir un mal de altura cuando tú y todo tu cuerpo puntuales acudisteis a la cita con mis dudas. Yo no soy de los 40 principales me defiendo en los terrenos farragosos pero al ver encenderse tanto foco ya pensaba en los puntos de sutura. No […]

Lo que queda del día

Cuando la lasitud del día que no cesa e insiste como una bestia tozuda en duplicar los interminables minutos de la basura. Cuando el tiempo, ese ángel exterminador, hace horas extras en la oficina rodeado de almas no, precisamente, gemelas y algún que otro cuerpo sin ellas; pienso en lo que me espera allá fuera, […]