Archive for julio, 2009

Soledad

Pensar que había repasado La alacena de mis deseos Plato a plato, taza a taza… Uno a uno concienzudamente Buscando realzar su antiguo valor Y lo único que brillaba En toda ella con luz propia Como una estrella en un cielo embarrado Era el cristal bohemio De tu alambicado cuerpo

Zapatos

Los zapatos son mundos paralelos Que viajan de espaldas a la tierra Impelidos por los huesos de un idiota A veces regresan sobre sus propios Pasos en un periplo tan inútil Como elíptico Sin embargo la bailarina Extrae una música enfermiza De su hipnótica pisada Y conduce a un fracaso Estrepitoso Todo intento de acabar […]

Parte metereológico

A veces desea uno cosas inaccesibles… Las puertas abiertas de un ascensor Estropeado Entre dos pisos perdidos En mitad de la memoria, Un surtidor de esperma Que hiciera escala entre tus pezones Mientras un negro realiza su particular Hazaña contra la segregación racial Y hace de tu culo Un charca lúdica para su enorme pato, […]

Los relojes de Dalí

Las horas que pasan sin sentido Son hojas que caen de los árboles Lentamente, a merced de un viento Tibio que hipnotiza la razón Y sus propósitos En ese limbo todo se descuenta Y hasta desgrava La factura de algún rostro Allí el corazón tiene su spa Y por eso la sangre no le llega

El peso de la paja

A veces el peso de la paja supera a la tara del sujeto y deja para agua de borrajas la fuerza que tuvo su esqueleto enroca su torre en el tablero de la vida y da de comer a su caballo las rosas echando las espinas al coleto.

Negocios

Pensaba negociar con tus quimeras las vírgenes, las madres, las rameras… Tensando aún más la cuerda de tus ojos, clavándome en la cruz de tus antojos. Saliendo una vez más por peteneras pusiste mis ardores a remojo perdona, pero no es que no te quiera te adoro como a todo lo que arrojo.

Rostros

Hay rostros que no caben en un abrir y cerrar de ojos, necesitan de un traveling pausado capaz de atrapar tanta belleza. La torre de un vigía poderoso se cimbrea buscando en sus pupilas la luz que nos salve del naufragio y a pesar de la noche procelosa, siempre la encuentra.

La Bella y la Bestia

Mi único secreto inconfesable es tu nombre. Te invento algunos muy curiosos pero no me atrevo a pronunciar el tuyo verdadero ni siquiera en sueños. Pues temo deshacer el hechizo que me tiene en celo y silbando los tangos que aún no bailé contigo… Por eso cuando te encuentro no puedo dejar de mirarte.

La Fábrica

Tengo una pena oceánica abisal, desabrigada sin ganas de tener ni su consuelo. Después de la tesis del misógino abundo ahora en un máster de misántropos. Todo me molesta, como una piedra en el zapato del alma, hasta yo mismo reconcentro esos dolores y escupo el zumo biliar de tanto asco… Lo mismo da pues […]

Nervios templados

No sé qué pensar de mis temores… Humores que mudan la piel cómo lagartos no me ayudan a vencer en la contienda. A veces los detengo en un suspiro pero raudo reanudan sus envites y porfían por turbar a mi conciencia. Tengo, a veces, que vérmelas con sus fauces amagando ataques a mis nervios, si […]